Pon orden en tu armario

09 marzo 2016

Tengo que pediros una grandísima disculpa. Quizás alguno no os hayáis percatado, pero sé de otros que sí…

No he publicado nada en dos semanas! Lo siento! SORRY!!!

Normalmente siempre aviso cuando voy a hacer un parón, pero esta vez no he avisado y además he estado muy desconectada. Entre algunos problemas de salud, familiares, trabajo y demás cositas; no quería publicar “por publicar”. Me gusta mostraros lo mejor de mí y no me hacia gracia sacarme un tema de la manga si no había temas que sacar. Crear contenido a veces no es fácil y esta vez he necesitado de un parón para saber hacia donde me dirijo.

Tranquilidad! Eso no significa que vaya a cerrar el blog ni mucho menos! Al contrario, quiero añadir nuevos temas y seguir publicando cosas; simplemente estoy un poquito falta de inspiración porque mi vida es un torbellino en el que tengo muchas cosas importantes en las que pensar y Bonjour Magique está ahí, en un rinconcito esperando a que yo le de mi tiempo.

El otro día me llegó un e-mail que de verdad me emocionó. Sé que muchos estáis ahí detrás leyéndome, pero a veces no sé hasta que punto tengo seguidores o fans. Este es un blog pequeñito, no tengo miles de visitas al día (más quisiera!) pero a veces te llega al alma que alguien te diga “eh! Qué está pasando que no publicas!? Echo de menos tus posts!” De repente te das cuenta de que en este mundo 2.0 no estás sola y que lo que escribes le importa a alguien, e incluso, le alegra el día.

Desde aquí, detrás de mi teclado, le mando un fuertísimo abrazo a Wendy, por ese baño de realidad y ese toque de atención tan dulce por su parte. Gracias preciosa!

Bueno, al lío!

Como os iba diciendo, voy muy ajetreada y en estos momentos de mi vida el cuerpo me pide ORDEN. Orden en todos los aspectos, pero por el momento, orden físico y palpable.


Hace unas semanas publicaba en mi instagram una foto de mi colada de ropa hipermegabien doblada y ordenada; y mencionaba a Marie Kondo y su método KonMari.



Así, en pocas palabras, Marie Kondo es una chica japonesa que ha publicado un libro llamado “La Magia del Orden” donde nos explica como ordenar nuestra casa y de paso nuestras vidas.

Aún no me lo he leído, lo tengo en la cola de “libros pendientes de leer”; pero me he tragado miles de vídeos sobre ello y a grosso modo tengo una idea básica que me está ayudando a ordenar mi vida.

Yo adoro la decoración y el espacio. No me considero minimalista pero me gusta que todo esté en su sitio por una razón específica. Ahora bien, cuando abres mi armario y mis cajones te caes de culo del susto, literal.

Los hay peores, sí, lo sé; pero desde mi punto de vista maníaco: es mejorable. Y con mejorable implica que quiero aplicar dos métodos para ordenar mi armario:
1. Doblar las prendas con el método de KonMari.
2. Hacer de una vez por todas un “armario cápsula”.

Ahora mismo os he dejado patidifusos, seguro!

Lo de doblar las prendas con el método KonMari es muy fácil; se trata de una manera de doblar la ropa que nos permite meterla de manera vertical en nuestros cajones, como si la archiváramos. Eso impide que al sacarla desmontemos medio armario; y además, si la ordenamos por colores… queda GUANDERFUL!

Os dejo aquí links de vídeos dónde podréis ver a que me refiero:
Vídeo 1 (Perfecto para ver como se deben doblar las prendas)
Vídeo 2 (Veréis como se doblan y como poner separadores en un cajón y ordenarlo)
Vídeo 3 (Marie Kondo nos enseña a doblar ropa interior, muy útil!)
Vídeo 4 (Adoro ese cajón lleno de camisetas tan bien ordenadas, sueño con él!)

En cuanto a lo del armario cápsula es una idea que empecé a hacer la temporada pasada, pero por falta de orden se ha ido al traste al cabo de poco tiempo. Lo quiero volver a retomar esta primavera por lo que aquí os cuento por encima en que consiste.

Se trata de elegir unas 33 prendas aproximadamente (sin contar ropa interior, ni pijamas, ni nada de estar por casa) y con ellas montar el armario que usaremos durante la temporada que toque.

En esas 33 prendas deben haber:
- Ropa que usemos sí o sí, nada de “por si acaso” o “cuando me quepa”.
- Prendas básicas y en tonos neutros que se puedan combinar con otras prendas más llamativas.
- Prendas de color de temporada: aquí entra lo de salir de compras, hacer una criba de “lo que se lleva” vs “lo que me queda bien” y comprar las prendas “in” de la temporada que combinaremos con nuestros básicos de armario.

¿Qué conseguimos con todo esto? Podremos montarnos looks e incluso fotografiarlos con nuestro móvil, imprimirlos, pegarlos en nuestro armario... y se acabó lo de “no tengo nada que ponerme”.

Ahora bien, todo ello nos lleva otra vez al punto número uno… el orden.

“HAZ LIMPIEZA DE ARMARIO POR MUCHO QUE TE DUELA”

Por qué duele, doy fe de ello; pero es inevitable. Olvídate del tantra ése de “ésto se volverá a llevar, no lo quiero tirar” porque aunque es muy probable que se vuelve a llevar seguramente será en la próxima década; y más probable aún será que no tengas ni cuerpo ni edad para ponértelo.

En serio, lo mejor es dedicar un día a ello, sacar toda la ropa que tienes y empezar a hacer montones:
- Lo que te quedas porque TE LO VAS A PONER ¬¬
- Lo que no vale ni para trapos y lo vas a tirar
- Lo que puedes dar a algún familiar que tenga tu misma talla o donarlo a la mismísima iglesia; que bien falta le hace a mucha gente.

Y hay que hacerlo, sin misericordia ni anestesia. Tu madre o tu pareja estará encantada de ver como te deshaces de quilos de ropa; aunque aún no sean conscientes de que debes ir de compras para “reponer” las prendas de temporada de tu armario cápsula ;-)

¿Os animáis a probarlo?

Besitos amores!!!
Image and video hosting by TinyPic Suscríbete

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Blogging tips